MODIFICACIÓN DE CONTRATOS

 

Modificación de contratos Supuestos

Como se ha visto, tanto en la legislación anterior, como en la actual, la facultad de modificación unilateral que tiene la Administración Pública se refiere a dos supuestos distintos: La variación del objeto del contrato, es decir, una modificación de carácter cualitativo. · El aumento o disminución en la prestación objeto del contrato, que se refiere a una modificación de carácter cuantitativo. Ambos supuestos, entendidos como facultad de modificación unilateral, son de  aplicación excepcional por parte de la Administración, pues su  ejercicio debe entenderse dentro de las limitaciones que la legislación misma impone y que esta Dirección General ha establecido por medio de la jurisprudencia, como fuente supletoria de los vacíos normativos (art. 7 Ley General de la Administración Pública).  Es importante indicar, que los dos supuestos comparten los límites señalados por el artículo 12 de la Ley – reiterados en el artículo 14 del Reglamento- de verificar que la modificación, entendida en sentido general, es la única forma de satisfacer el interés público perseguido y  que esa modificación obedece a circunstancias que no hayan podido preverse al momento de iniciarse los procedimientos. (...) Entonces, parafraseando lo señalado por los oficios citados anteriormente, se puede decir que los requisitos para que una modificación al objeto del contrato sea aceptada, son: · Que no se cambie la esencia o sustancia del objeto inicialmente ofrecido; es decir, que son aceptables cambios leves en alguna(s) característica(s) del objeto, que impliquen una mejora.. · Que el cambio sea de evidente beneficio para la Administración. · Que no se varíe el precio ni las condiciones (plazo de entrega, garantías, términos de pago, etc.) pactadas originalmente. Se sobreentiende que la determinación de la existencia de los requisitos anteriores le corresponde realizarla a la Administración, bajo su absoluta y exclusiva responsabilidad. Ahora bien, en cuanto al aumento o disminución de la prestación objeto del contrato, se deben mencionar dos requisitos, aparte de los que ya se habían señalado como aplicables a los dos supuestos: Que no exceda el 50% de la cantidad y el monto del contrato original. · Que el incremento adicional, sumado al monto del contrato original, no sobrepase el límite económico previsto para el procedimiento tramitado. El requisito del punto · anterior, quiere decir que si la estimación inicial del contrato realizada por la Administración, la llevó a utilizar un procedimiento menos riguroso que la licitación pública (licitación por registro, licitación restringida o contratación directa), y el monto del contrato en ejecución  se encuentra muy cercano, o es igual, al límite económico  superior impuesto para realizar el procedimiento elegido por la Administración, el ejercicio del derecho de modificación en ese contrato, desde el punto de vista cuantitativo, se vería muy reducido o sería inexistente. Oficio 10359 del 10 de setiembre de 1999 (DGCA-1086-99).

 

Modificación de Contratos. Diferencia con un nuevo contrato.

[...] es oportuno indicar y reiterar que una cosa es el derecho de modificación unilateral de un contrato en ejecución, regulado en los artículo 12 de la Ley de Contratación Administrativa y 14.1 a 14.4 del Reglamento General de Contratación Administrativa; y otra muy diferente la facultad que tiene la Administración para basarse en un contrato anterior –de suministros o servicios- ya ejecutado, y adquirir más, evidentemente con los límites establecidos, situación que se regula en el numeral 14.5 y sus apartes, del citado Reglamento. Este último supuesto (artículo 14.5.) no se aplica a contratos de obra, según lo indicado en nuestro oficio Nº10359/99 (vid. pp. 2 a 9, en cuanto al derecho de modificación unilateral; y 9 a 13, en cuanto a la facultad de basarse en un contrato anterior ya ejecutado para comprar servicios o suministros adicionales de igual naturaleza).Oficio 14009 del 3 de diciembre de 1999 (DAGJ-469-99)

 

Modificación de contratos. Es aplicable en contratos de obra.

En contratos de obra que se estén ejecutando, es aplicable el derecho de modificación unilateral, con la limitaciones que se establecen en el numeral 14.3 del Reglamento de reiterada cita. Oficio 14009 del 3 de diciembre de 1999 (DAGJ-469-99).

Modificación de contratos No es aplicable para contratos de obra el 14.5

Cuando se trata de un contrato de obra ya ejecutado, este Despacho ha señalado que no es aplicable lo que se establece en el numeral 14.5 del Reglamento, y esto principalmente por dos razones: 1) Porque la norma señala expresamente que dicha facultad está prevista para contratos de suministros o servicios. 2) Porque la Administración se debe basar en las mismas bases del  contrato anterior para realizar el nuevo, y en el caso de una obra nueva esto no es posible, pues puede ser cierto que se tengan en cuenta las características de la obra anterior para desarrollar la nueva –para mantener la uniformidad, coordinación, etc. pero es evidente que las especificaciones de la nueva obra son diferentes a las de la anterior, lo cual hace la facultad inaplicable en estos casos. Oficio 14009 del 3 de diciembre de 1999 (DAGJ-469-99).